dimarts, 28 de juny de 2016

Un ocio de calidad es fundamental

para la promoción de un envejecimiento

activo y saludable.

Como consecuencia del desarrollo de ciertas patologías o del consumo de ciertos fármacos, con la edad se desarrollan tendencias hacia el sedentarismo o el aislamiento social. El ocio cumple un papel fundamental para combatirlas, ya que contribuye al bienestar de los mayores, tanto físico como mental. 
  .
“La estimulación cognitiva es beneficiosa a la hora de desarrollar la agilidad mental y retrasar la aparición de enfermedades neurodegenerativas. Además, la práctica de actividades físicas estabiliza enfermedades comunes en los mayores como la hipertensión o la diabetes y favorece la reducción del consumo de fármacos”, asegura David Curto, jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores. 


Fuente Bibliográfica: Balance Sociosanitario. Dependencia. Jueves, 2 de Junio 2016.

Para ver el reportaje completo, pincha aquí